5-12-2021 | El 10 de diciembre a las 18:00 se colocarán doce Baldosas por la Memoria. Los nombres de estas personas desaparecidas corresponden a las víctimas del «Operativo Escoba» , ocurrido en diciembre de 1977. Será en la explanada del EPM exD2.

En el Día de los Derechos Humanos, desde el Espacio para la Memoria y los Derechos Humanos exD2 realizaremos una nueva colocación de Baldosas por la Memoria. Se trata de la cuarta oportunidad de ampliar este mar de memoria que se propuso el proyecto desde un principio. Los nombres elegidos en esta ocasión corresponden a personas desaparecidas en el marco del llamado «Operativo Escoba», contra militantes del Partido Comunista Marxista Leninista (PCML), llevado a cabo principalmente en diciembre de 1977.

La primera colocación de Baldosas por la memoria tuvo lugar en el quinto aniversario del Espacio, en septiembre del 2020. Esa baldosa lleva la frase “30 000 presentes”.  Luego, entre diciembre de ese año y junio del 2021, se ubicaron veinte más, todas con nombres de compañeras y compañeros desaparecidos y/o asesinados en o de Mendoza. La última colocación fue en septiembre del mismo año, mes de la juventud, y se sumaron principalmente nombres de personas jóvenes víctimas de la represión.

Néstor Carzolio

Néstor Rubén Carzolio Janer nació el 25 de noviembre de 1949 en Berisso, provincia de Buenos Aires. Le decían “Cuqui”. En la adolescencia se quedó huérfano junto a sus dos hermanos. Trabajó en el frigorífico Swift y fue delegado gremial del sindicato de la carne. Militó en el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML). Estaba casado con Nélida Tissone y del matrimonio nacieron María Laura y Martín. 

La familia decidió mudarse a Mendoza, tratando de eludir la represión. Alquilaron un departamento interno en la calle Boulogne Sur Mer de Godoy Cruz, que compartían con Jorge Fonseca, militante de la misma corriente. Néstor tomó la iniciativa de abrir un negocio de fabricación y venta de muebles de mimbre ubicado en Guaymallén. 

En la noche del 5 de diciembre de 1977,  en el marco del llamado “Operativo Escoba”, un grupo de alrededor de cinco hombres llegó a su domicilio, detuvo a su esposa y aguardó la llegada de “Cuqui”. Durante dos horas requisaron y saquearon la casa. Luego se llevaron al matrimonio. En la vivienda los secuestradores abandonaron a María Laura, de seis años, y a Martín, de 3. Les ataron las manos y les colocaron cinta adhesiva en sus bocas. Al día siguiente, el 6 de diciembre,  Hugo Daniel Carzolio —hermano de Néstor— también fue desaparecido en Buenos Aires.

Néstor tenía 28 años.

Nélida Tissone

“Nelita” le decían. Nació el 12 de noviembre de 1950 en Buenos Aires. Conoció a Néstor Carzolio en Berisso y al poco tiempo se casaron. Estudió Medicina en la Universidad Nacional de La Plata. Cuando se mudaron a Mendoza, tratando de huir de la represión, se instalaron en un departamento de la calle Boulogne Sur Mer de Godoy Cruz. Ella trabajó como maestra catequista en el Colegio Edmundo D’Amicis y su esposo puso una mimbrería. Tuvieron una hija llamada María Laura y un hijo llamado Martín.

Militó en el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML) y fue delegada municipal de Berisso. Su hermana, Liliana Tissone, cuenta: “Ella trabaja con sus ideales”. 

Nelita estaba en su casa cuando, la noche del 5 de diciembre de 1977, un comando atacó su hogar en el marco del denominado “Operativo Escoba” contra el PCML. La tuvieron retenida junto a su hijo y su hija, esperaron que llegara Néstor y fue secuestrada junto con su marido y un compañero que temporalmente se quedaba allí, Jorge Fonseca. María Laura y Martín quedaron con las manos atadas y sus bocas tapadas en el baño. 

Nélida tenía 27 años.

Jorge Fonseca

Apodado “Pele”, nació en Centenario, Provincia de Neuquén, el 3 de octubre de 1953. Terminó la escuela secundaria y se trasladó a La Plata para estudiar abogacía. Cuando estaba cursando cuarto año decidió pasar a la clandestinidad tras enterarse del secuestro de un compañero al que había alojado en su casa. En esas condiciones se mudaron a Mendoza con Nélida Tissone, la hija y el hijo de ella. Se instalaron en la misma vivienda con Néstor Carzolio, esposo de Tissone.  Una vez establecido, Jorge se desempeñó como corredor de vinos de la bodega “El Globo”, tarea que le permitía trasladarse de un lugar a otro. Estuvo en Centenario visitando a su familia poco tiempo antes de su secuestro. Según testimonios de vecinos de la casa de Godoy Cruz donde paraba temporalmente, en el operativo realizado el 5 de diciembre de 1977 contra el matrimonio Tissone-Carzolio también resultó secuestrado Pele. 

En la localidad de Centenario funciona la “Biblioteca Popular Jorge Fonseca”, creada en su memoria.

Jorge tenía 24 años.

José Antonio Alcaraz

Apodado “Pepito”, nació en Guaymallén, Mendoza, el 17 de julio de 1955. Tempranamente trabajó en una farmacia y luego lo emplearon en una imprenta donde fue elegido como delegado sindical. Con su compañera de vida, Adriana Campos, se conocían desde la infancia, porque sus familias eran vecinas cercanas de San José, en Guaymallén. Se casaron en 1975 cuando eran muy jóvenes: él tenía 20 años y ella, 18. Tuvieron un hijo en febrero de 1977 al que llamaron Martín.

Su primo Juan lo recordó como un muchacho cariñoso, tranquilo y generoso: “Era un ser que tenía mucha paciencia con sus primos, que éramos en esos días unos niños de 7 a 9 años”. “Nos gustaba escucharlo hablar”, agregó Juan, “porque era nuestro primo mayor y por sus cabellos largos”.

Pepe y Adriana se sumaron al Partido Comunista Marxista Leninista. El 6 de diciembre de 1977 secuestraron a la pareja y al bebé de su domicilio. Martín logró volver con su familia. El matrimonio aún continúa desaparecido.

José tenía 22 años.

Antonia Adriana Campos

Nació en Mendoza el 4 de enero de 1956. Desde chica se conoció con José Alcaraz: sus familias vivían en el mismo vecindario. Se casaron cuando ella tenía 18 años y él, 20. Ella era estudiante avanzada de medicina, pero debió dejar la carrera ya que personas allegadas, y su propia familia, fueron castigadas por la represión. En mayo de 1976 había sido secuestrada su hermana Silvia. Entonces la pareja alquiló un departamento en Godoy Cruz, en el que vivían con su hijo Martín Antonio. 

El 6 de diciembre de 1977, una patota ingresó al domicilio de la pareja, la secuestró, así como al bebé de diez meses. Les robaron todas sus pertenencias, incluso los muebles y enseres que encontraron a su paso. Un día después, el niño fue abandonado en la puerta de la casa de su abuela materna, procedimiento que, según indicios firmes, realizó el D2 de la Policía de Mendoza. El matrimonio sigue desaparecido.

Antonia tenía 21 años.

Walter Domínguez

Nació el 30 de marzo de 1955 y se crio en San José, de Guaymallén. Hizo la primaria en la escuela Cano y la secundaria en el colegio Martín Zapata. Según su madre, María Assof de Domínguez, concurría al turno noche porque de día trabajaba en un estudio contable.

Después de egresar optó por la carrera de Arquitectura en la Universidad de Mendoza, donde se inició en la militancia, desde el Centro de Estudiantes. Walter era un joven sereno, reflexivo, generoso y responsable. Le gustaba salir a bailar y disfrutaba escuchar música.

Dejó la carrera en segundo año. Se casó en noviembre de 1976 con Gladis Castro y se empleó como chofer de la línea 3 de colectivos. Transitaron el último tramo de su vida en una vivienda en Godoy Cruz, donde fueron víctimas de un secuestro el 9 de diciembre de 1977. En ese momento Gladis cursaba el sexto mes de embarazo. Sus desapariciones están enmarcadas en el Operativo Escoba destinado al aniquilamiento del Partido Comunista Marxista Leninista (PCML), del que formaban parte.

Walter tenía 22 años.

Gladis Castro

Nació en Mendoza el 23 de noviembre de 1953. Cursó la escuela secundaria en el Colegio Universitario Central y fue alumna de la Facultad de Artes y Diseño de la Universidad Nacional de Cuyo. Desde la adolescencia se mostró muy responsable y dedicada a sus deberes académicos y familiares. En distintos momentos trabajó en una farmacia y en un negocio de ropa. Para la fecha de su secuestro estaba empleada en una panadería de la Sexta Sección de la Ciudad de Mendoza.

Desde el año 1973 frecuentaba amistades comunes con Walter Domínguez y al tiempo iniciaron el noviazgo que culminó en matrimonio. La pareja se instaló en una vivienda de Villa Marini, en Godoy Cruz. Compartían militancia en el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML) y su secuestro fue el 9 de diciembre del 77. Ella estaba embarazada de 6 meses cuando el Operativo Escoba atacó en su hogar. Gladis dio a luz en cautiverio. En 2015, gracias a la labor de Abuelas de Plaza de Mayo y organismos de derechos humanos de Mendoza, su hija, Claudia Domínguez Castro, recuperó su identidad. Su apropiación fue juzgada en el octavo juicio por delitos de lesa humanidad realizado en nuestra provincia y las personas responsables fueron condenadas en 2018.

Gladis tenía 24 años.

Rodolfo Vera

Rodolfo nació el 29 de octubre de 1950 en Rodeo de la Cruz, Guaymallén. Realizó sus estudios primarios realizó en Chacabuco y los secundarios en la escuela Arístides Villanueva y en el colegio de Bellas Artes. Luego entró a la carrera de Arquitectura de la Universidad de Mendoza, participó del centro de estudiantes y militó en el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML) junto a Walter Domínguez.

Se casó con Mirtha Irma Hernández y tuvieron una hija, Cecilia. En 1976 presenció cómo secuestraron en su propia camioneta a Jorge Becerra: el vehículo fue luego visto en el D2.  Rodolfo y Mirtha decidieron trasladarse a Rivadavia, al campo de un familiar, porque habían allanado su hogar de calle Lencinas de Godoy Cruz. Igualmente él iba y venía, se dedicó a la militancia, al trabajo en una mimbrería y a algunas tareas de campo. 

En 1977, Rivadavia dejó de ser un lugar seguro para la familia. El “negro Vera” se alojó en la mimbrería y su esposa en la calle Luzuriaga de Godoy Cruz. La madrugada del 6 de diciembre de 1977 fue secuestrado de su lugar de trabajo.

Rodolfo tenía 27 años.

Alberto Jamilis

Le decían “Gordo manifestación”. Nació en Berisso, Buenos Aires, el 22 de febrero de 1948. Estudió en la escuela primaria N° 2 de La Plata y en la ENET N° 1. Más tarde eligió Sociología, se inscribió y finalizó su carrera en la Universidad Católica de La Plata. Militó en el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML) y trabajó como vendedor en el Ministerio de Hacienda en Buenos Aires, hasta 1976 que fue cesanteado. Junto a su pareja, María Inés Barbetti, y su hijo, Nicolás, decidieron mudarse a Mendoza, presumiblemente debido al acoso constante de los servicios de inteligencia.

En nuestra provincia trabajó en la mimbrería de Carzolio y vivió en Godoy Cruz, en la calle Bernardo Ortiz 586. La madrugada del 6 de diciembre de 1977 un grupo de tareas rompió el portón de entrada de su vivienda y se llevó a Jamilis ante la mirada de su compañera, quien en ese momento estaba junto a su hijo de dos meses.

Alberto tenía 29 años.

María Elena Farrando

María Elena Farrando nació el 17 de octubre de 1955 en  Mendoza. Era godoicruceña y tenía un hijo y una hija. Estudiaba medicina junto a Cristina D’Amico en la Universidad Nacional de Cuyo. Ellas ya habían compartido la secundaria en la Escuela de Comercio Martín Zapata y en los setenta militaron juntas en el Partido Comunista Marxista Leninista (PCML). Su amiga Nora comentó que María Elena “tenía una forma de expresarse muy directa, graciosa y divertida. Cantaba muy bien, tocaba la guitarra precioso”.

María Elena fue secuestrada, junto a su compañera Cristina, el 26 de febrero en Mar del Plata, en el marco del plan de aniquilamiento que recayó sobre el PCML desde diciembre de 1977 y se extendió a casos de enero y febrero de 1978.

María Elena tenía 22 años.

María Cristina D’Amico

María Cristina nació en Mendoza el 8 de febrero de 1956 en Godoy Cruz, departamento donde cursó la primaria, en las escuelas Claret y Rawson. Hizo la secundaria en la Escuela de Comercio Martín Zapata, junto a María Elena Farrando. Juntas estudiaron también la carrera de Medicina en la Universidad Nacional de Cuyo, desde 1974. Compartían también la militancia en el Partido Comunista Marxista Leninista, organización arrasada por el denominado Operativo Escoba de diciembre de 1977 y que extendió sus últimos golpes en enero y febrero siguientes.

Según su amiga Norma, Cristina “estaba comprometida con su militancia, con sus ideas, además del estudio. Me ayudó a entender lo que eran los procesos sociales, la participación política como estudiantes. Fueron años inolvidables”.

El 26 de febrero de 1978, junto a su compañera Farrando, María Cristina fue secuestrada en Mar Del Plata. Fue vista en el centro clandestino de detención “La Cacha”.

María Cristina tenía 22 años.

Elsa del Carmen Becerra Issa

Elsa nació en San Juan, el 2 de diciembre de 1953. Allí cursó tanto la escuela primaria como la secundaria. Decidió hacer los estudios superiores en Mendoza, cursaba Ingeniería Agronómica en la Universidad Nacional de Cuyo.

Además, por su idiosincrasia cuyana, ya ejercía la docencia en temas relacionados a la vitivinicultura. Cuenta su hermana: «Le gustaba la música, organizar encuentros, bailes y guitarreadas con estudiantes, trabajadores o campesinos, con quienes hacía trueque de saberes y otras necesidades humanas. Muchas veces integraba las cuadrillas de cosechadores con quienes compartía su militancia. Además, fue una pionera ecologista: amaba la naturaleza». 

Se unió a la militancia aquí, en Mendoza. Participaba del Partido Comunista Marxista Leninista (PCML) y, como varios de sus compañeros y compañeras, fue víctima del “Operativo Escoba”, cuyo objetivo a nivel nacional fue aniquilar a esa organización. El 26 de enero de 1978 fue secuestrada en Capital Federal, mientras estaba en un domicilio temporal, huyendo de la represión. Su hermano, Jorge, ya estaba preso por razones políticas. “Elsi” continúa desaparecida, Jorge sobrevivió. Su madre, Beba, fue referenta y fundadora de Madres de Plaza de Mayo en Mendoza.

Elsi tenía 24 años.